PSICOLOGÍA ADULTOS

Muchas personas pueden padecer algún problema psicológico en algún momento de su vida. Generalmente, se suelen intentar resolver estos problemas psicológicos de diversas formas: esfuerzo personal, ayuda de un amigo o familiar, dejar pasar el tiempo, negar el problema, etc. Intentos que a veces resultan infructuosos e incluso contribuyen a su empeoramiento.

Por lo tanto, ¿cuándo consultar al Psicólogo?

Cuándo ir al psicólogo y comenzar un proceso de psicoterapia es una decisión difícil para la mayor parte de las personas. Probablemente lleves un tiempo sintiéndote mal. Quizás tengas temor, vergüenza o no sepas muy bien en qué consiste la terapia ni si tu problema es “algo” que se puede tratar con un psicólogo. Todo esto es normal, ya que pese a los avances, existe aun cierta desinformación y el hecho de acudir al psicólogo sigue siendo un tema tabú.

 

Un buen tratamiento psicológico ayuda a muchas personas a resolver su malestar emocional y supone un potente motor de cambio y crecimiento personal.

 

Existen multitud de factores por los que una persona puede necesitar atención psicológica y podríamos poner un sinfín de síntomas y situaciones que pueden generar malestar. Pero no lo haremos, ya que lo que a una persona le puede afectar y generar un verdadero problema, es muy probable que para otra persona no lo sea y no sea necesario recibir psicoterapia. Las señales que tienes que tener en cuenta para saber si necesitas atención psicológica, son las siguientes:

La atención psicológica que ofrecemos en el Centro Pima no solo abarca situaciones complicadas y que generan malestar, también trabajamos hacia la prevención de patologías psicológicas y el crecimiento personal. En estos casos te recomiendo que consultes el apartado de Coaching Psicológico.

 

En que casos es más recomendable el Coaching Psicológico:

  • Para aprender a tratarnos mejor, aceptarnos y acompañarnos con amabilidad y respeto.
  • Si deseamos desarrollar nuestra inteligencia emocional.
  • Si deseamos potenciar nuestras habilidades personales.
  • Para aprender a cuidar mejor de nosotros mismos y de los demás.
  • En momentos de cambios decisivos.
  • Para incorporar rutinas y disciplinas positivas.
  • Si deseas profundizar en tus anhelos y deseos vitales.
  • ...

Te puede interesar: