CÓMO PUEDO CONTROLAR MIS EMOCIONES: LA CLAVE ESTÁ EN LA RESPIRACIÓN

RESPIRACIÓN

¿Qué es lo primero que hacemos cuando nacemos?

Inspiramos oxígeno que llena nuestros pulmones de vida.

No existe ninguna otra actividad humana de tanta trascendencia como la respiración. Todas las actividades del organismo necesitan oxígeno para su funcionamiento, sin esta dejaríamos de existir.

 

¿Habías tomado conciencia de ello?

 

En apariencia, respirar es fácil, pero no solemos hacerlo de forma correcta, ya que no utilizamos plenamente nuestra capacidad respiratoria. Desde que somos niños la mayoría de nosotros comenzamos con una respiración superficial, simplemente llevamos nuestra respiración a nivel torácico, dicha respiración se caracteriza por ser rápida, arrítmica, sin pausas, dominando la inspiración sobre la espiración (de ahí la necesidad del suspiro, que permite vaciarnos adecuadamente); todo ello provoca una deficiente oxigenación celular y eliminación de CO2, experimentando alteraciones a nivel físico y psicológico, como puede ser problemas cardiocirculatorios, faringolaringitis, gases en el aparato digestivo, nerviosismo, falta de concentración, cansancio, etc...

 

Podemos aprender a utilizar la respiración para relajarnos, conocernos, dominarnos, etc. Junto con el control de la mente, una correcta respiración es un elemento indispensable para gozar de salud y bienestar físico y psicológico.

 

 

Ejercicios de respiración

Los ejercicios de respiración son un método muy efectivo y sencillo que produce resultados instantáneos calmando la mente, el cuerpo, activando tu sistema nervioso, facilitando el metabolismo, la digestión y alcanzando estados de conciencia tranquilizadores y meditativos. Una respiración apropiada nos ayuda a desactivar el sistema nervioso simpático y activar el sistema nervioso parasimpático reduciendo los síntomas de estrés.

El sistema nervioso simpático nos prepara para la acción, mediando en la respuesta de estrés. Si está sobreactivado puede producir estados de agitación e inquietud. El sistema nervioso parasimpático es responsable de la regulación de órganos internos del descanso, de la digestión y las actividades que ocurren cuando el cuerpo está en reposo. Cuando se activa genera sensación de serenidad y tranquilidad.

La respiración, la mente y las emociones

El ritmo y la frecuencia de la respiración están íntimamente conectados con nuestros estados emocionales y mentales. De hecho, las emociones y la mente hacen que la respiración varíe, por lo tanto, si controlamos la respiración, empezamos a ganar control sobre las emociones y la mente. Al hacer más lenta la respiración, calmamos la mente y equilibramos las emociones. La respiración abdominal se acompaña de sentimientos de estabilidad y bienestar.



La respiración es un proceso automático que opera fuera de la conciencia, pero la podemos controlar conscientemente, a diferencia de otros sistemas como el circulatorio, digestivo... Es una herramienta que puede ser usada para establecer un vínculo de conocimiento profundo con tu subconsciente y tu inconsciente, que con tu mente racional es imposible que llegues. La mente se relaja disminuyendo el ruido mental producido por millones de conexiones que se dan en el sistema nervioso a nivel cortical(consciente). Cuando se reduce este ruido la mente es capaz de ver con mayor claridad aquellos pensamientos, sentimientos, vivencias… que se encuentran en el nivel más subcortical(inconsciente).



Es imprescindible ser conscientes de  nuestra respiración en momentos de ajetreo emocional, dado que la podemos utilizar para reducir el nivel de estrés y ansiedad con respiraciones largas y profundas.

Respiración consciente

Cuando te sientas desbordado/a practica durante unos  minutos la Respiración Consciente para ello sigue los siguientes pasos:ejercicios para eliminar la ansiedad ejercicios para disminuir los síntomas de la ansiedad

PASOS:

 

Siéntate(si te es posible),

tu espalda debe estar recta pero relajada,

eleva ligeramente la barbilla,  

coloca tus manos sobre tus piernas,

cierra los ojos,

lleva tu atención a la respiración amablemente,

siéntela,

toma consciencia de tu respiración, en ella reside tu calma,

una vez la sientas, observa cómo es tu repiración (agitada, lenta, entrecortada…).


Ahora realiza ocho ciclos respiratorios del siguiente modo:ejercicios para eliminar la ansiedad ejercicios para disminuir los síntomas de la ansiedad

Inspira lenta y profundamente, lleva el aire a la zona abdominal, notarás que tu abdomen se eleva, realiza una breve pausa(no sueltes el aire) y sin forzar, instintivamente, tu cuerpo cuando lo necesite te pedirá que espires, cuando lo hagas suelta todo el aire poco a poco hasta quedar totalmente vacío como si fueras un globo que se está desinflando lentamente, cuando hayas expulsado todo el aire realiza otra breve pausa antes de inspirar, el cuerpo ya te avisará cuando debes volver a empezar el ciclo.

 

Cuando realices las respiraciones te puedes decir lo siguiente:

“Con cada inspiración me lleno de paz, tranquilidad, sosiego y con cada espiración relajo, suelto cualquier emoción que me genere malestar. Siento la emoción( rabia, frustración, vergüenza, tristeza…) pienso que con cada inspiración me lleno y con cada espiración relajo, suelto".

También puedes aplicarlo algún dolor físico.

 

Ya verás que cambio!!!

 

Sonia López.

Centro PIMA

Psicología y Mente Activa.



Escribir comentario

Comentarios: 0